Mejora la autoestima, por motivos de salud... los profesionales de la cirugía plástica explican este fenómeno al suplemento de moda de El País

En 2013 (último año del que hay estadísticas a nivel nacional) la cirugía de aumento de mamas protagonizaba uno de los mayores sorpassos de la especialidad: el 24,8% de las operaciones (16.111) eran de aumento de mamas frente al 18,1% de liposucciones (11.803). Si se suman las intervenciones de reducción, elevación o corrección del busto nos encontramos con que la cirugía de la mama femenina supone un 38,9% de todas las operaciones. Así lo revela el informe La realidad de la cirugía estética en España 2014, realizado por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), la asociación que agrupa a la mayoría de los profesionales de esta especialidad.

La banalización televisiva de esta cirugía, con famosas embolsándose cifras astronómicas por acudir a un plató a contar los pormenores de sus nuevos implantes, lleva a pensar erróneamente que se trata de un boom, de una moda absurda. Que todas las que se retocan el pecho lo hacen por absurda vanidad. Los profesionales del bisturí matizan. “A veces se presenta a la mujer que se somete a una cirugía mamaria como una caprichosa. O que lo hace porque está de moda, que no eres nadie si no te operas. Existen, pero son una minoría. Hablamos de entrar en quirófano, de asumir un riesgo, por pequeño que sea, y bregar con el miedo al bisturí y la incomodidad del postoperatorio. No podemos frivolizar con esto solo porque se trate de la mujer. 

leer más: https://smoda.elpais.com/belleza/por-que-la-cirugia-de-pecho-es-la-mas-demandada-entre-las-espanolas/